3 de diciembre, 2019 Actualidad Industriambiente comentarios Bookmark and Share
< Volver

La economía circular y el reciclaje siguen avanzando y evolucionando, mientras se adaptan a los nuevos requerimientos y formas de vivir de los ciudadanos. Para ello, la innovación y la tecnología juegan un papel fundamental en el desarrollo de nuevas iniciativas que permitan a los ciudadanos, empresas y administraciones públicas construir una sociedad ambientalmente responsable y 100% recicladora. En este contexto, TheCircularLab, el centro de innovación abierta en materia de economía circular de Ecoembes, ha vuelto a abrir sus puertas para mostrar los múltiples avances que ha cosechado.

Desde que se inaugurara en mayo de 2017, TheCircularLab ya ha puesto en marcha más de 150 proyectos de innovación, dentro de las cuatro áreas de investigación en las que el centro desarrolla su actividad: smartwaste, que integra la gestión inteligente de residuos en el ámbito municipal; ciencia ciudadana, con la que se busca incrementar la implicación ciudadana en el reciclaje; ecodiseño, destinada a crear envases más sostenibles en colaboración con las empresas; y emprendimiento, convirtiéndose así en un referente de la innovación en materia de medioambiente y reciclaje a través de su aceleradora de startups.

Durante la visita, se han podido conocer en profundidad algunos de ellos, entre los que destacan Reciclaje 5.0 –una iniciativa de reciclaje tecnológico que ya es una realidad en Cataluña a través del proyecto RECICLOS y su objetivo es conectar al ciudadano con el contenedor a través de su móvil y movilizarlo a reciclar por medio de incentivos-, o Packaging Circular Design (PackCD), una herramienta a las empresas evaluar el futuro impacto ambiental que tendrán sus envases y las ayuda así a hacerlos más sostenibles.

Nieves Rey, directora de comunicación y marketing de Ecoembes, ha resaltado durante la jornada que “ante la situación de emergencia climática en la que nos encontramos, es necesario actuar. En Ecoembes lo estamos haciendo desde hace tiempo y prueba de ello fue la puesta en marcha de TheCircularLab en 2017. Un centro que nació con el objetivo de construir un lugar que pusiese la innovación y la tecnología al servicio del medioambiente, desarrollando soluciones reales y pioneras en materia de economía circular y reciclaje. Algo, que como reflejan las cifras, estamos consiguiendo”.

Por su parte, Zacarías Torbado, coordinador de TheCircularLab, ha manifestado, a través de los datos, que “hoy estamos muy orgullosos de haber podido poner en marcha, en menos de 3 años, más de 150 proyectos de innovación con más de 200 colaboradores externos. Todo ello dentro de un marco de innovación abierta que nos ofrece la oportunidad de afrontar retos de una manera ágil, flexible y eficiente”.

El futuro de la economía circular y el reciclaje
Entre los proyectos presentados destaca Reciclaje 5.0, un proyecto que conecta al ciudadano con el contenedor amarillo mediante el reconocimiento de imágenes, webapp y códigos QR. También cuenta con tecnología incorporada a contenedores y papeleras, para que el ciudadano pueda “conectarse” a través de su móvil con estas infraestructuras a la hora de reciclar y contabilizar así cuántas veces ha reciclado. De esta manera, podrá obtener recompensas y canjearlas luego por incentivos sostenibles.

Esta iniciativa ya es una realidad en Cataluña a través de una prueba piloto (el proyecto RECICLOS) que se está desarrollando actualmente en 4 municipios, 2 universidades y un hospital. Este piloto permite sentar las bases de un nuevo modelo de reciclaje capaz de integrar la tecnología y las recompensas al ciudadano con el sistema actual de reciclaje.

Por otro lado, el ecodiseño también se revela fundamental en el cuidado del medio ambiente, ya que entronca directamente con el desarrollo de envases cada vez más sostenibles. En esta línea, TheCircularLab también ha dado a conocer Packaging Circular Design (PackCD). Una herramienta cuyo principal objetivo es ayudar a las empresas a predecir y modificar el impacto ambiental de sus envases antes de fabricarlos. En función de las características que el envase va a tener, se evalúa su sostenibilidad y se ofrecen recomendaciones de mejora, ya aplicables en esa primera fase de diseño y fabricación, que es la más crítica porque en ella se determina el 80% del impacto ambiental que puede tener un envase.

Del mismo modo, en línea con tecnologías como la sensórica o el Big Data, desde TheCircularLab, en colaboración con Minsait, se ha desarrollado Smart Waste. Una plataforma de gestión de la información y análisis de datos, destinada a optimizar la gestión local de los residuos, mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y fomentar su participación. Esta plataforma, enmarcada dentro de los planteamientos transversales de las ciudades inteligentes, utiliza la información de distintas fuentes de datos, como sensores en vehículos, contenedores y plantas de selección, y ya se está probando con éxito en diferentes comunidades autónomas.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus