5 de abril, 2017 Actualidad Industriambiente comentarios Bookmark and Share
< Volver

La industria de la cadena del papel —que supone en 11% del empleo industrial directo en nuestro país y factura el equivalente al 3% del PIB— se postula como motor de la reindustrialización sostenible en el Evento 2016 del Foro del Papel que, con el título PapelVISIÓN se ha celebrado en el Auditorio 400 del Museo Reina Sofía de Madrid. El Foro del Papel reúne a trece organizaciones de la cadena del papel que incluye a los fabricantes de celulosa y papel, impresores, editores y empresas de marketing directo, al sector de la transformación (fabricantes de embalajes de cartón ondulado y de cartón estucado, de bolsas, sobres, carpetas, cuadernos…) y a las empresas recuperadoras de papel y cartón.

Según, Enrique Isidro, presidente de ASPAPEL, “la cadena del papel es el perfecto ejemplo de la importancia de una industria fuerte, con un poderoso efecto motor sobre la economía, que aporta estabilidad, que juega un papel fundamental en la I+D+i y en la exportación y crea empleo de calidad”. 

En la Jornada ha participado ponentes como ponentes Gerard Costa, profesor titular del Departamento de Dirección de Marketing de ESADE; Mar Gallardo, socia de Retail y Consumo, Pharma, Productos Industriales y Automoción de PwC; José Manuel González, de la División de Programas Europeos de CDTI y representante español en Reto Social 2 "Bioeconomía" en el Horizonte 2020, y el divulgador científico y técnico Manuel Toharia, Asesor Científico de AVANQUA. 

En la última década y pese a la crisis, el sector papelero español invirtió casi 2.200 millones de euros, una inversión media anual del 5,1% de su facturación (muy por encima de la media de la industria española que fue del 3,5% en 2014). 

El sector papelero español inició en 2014 un nuevo ciclo inversor, enfocado a incrementar la capacidad, a mejorar la eficiencia y los costes y a la renovación tecnológica de las instalaciones y la innovación. 

Las inversiones del sector en 2016 ascendieron a 228 millones, lo que supone un 5,5% de la cifra de negocio, de nuevo por encima de la cifra media de la industria española (3,5% en 2014 según datos INE). En los últimos diez años, pese a la crisis, el sector papelero español invirtió casi 2.200 millones de euros, lo que supone una inversión media anual del 5,1% de la facturación. Se trata de inversiones destinadas fundamentalmente a aumento de la capacidad de producción, reducción de costes y renovación tecnológica e innovación, así como calidad y medioambiente.

La industria papelera española y europea tiene su Hoja de ruta 2050 para liderar la bioeconomía baja en carbono, en la que el sector es pionero. El objetivo es reducir la huella de carbono en un 80% e incrementar la creación de valor añadido en un 50% para 2050. El sector estima que la implantación de tecnologías de descarbonización y el desarrollo de la producción de nuevos bioproductos requerirá hasta 2050 una inversión adicional de 44.000 millones de euros en el conjunto de Europa y de unos 3.200 millones de euros en España, lo que supone un incremento del 40% a unas inversiones ya muy intensivas. 

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus