12 de diciembre, 2016 Actualidad Industriambiente comentarios Bookmark and Share
< Volver

“Como principales actores de esa transformación de residuos en recursos, tenemos la gran responsabilidad de contribuir al cambio hacia la economía circular de forma decisiva”. Con estas palabras, Sebastián Solís, presidente de Repacar, inauguró el pasado 30 de noviembre el 8º Congreso de Reciclaje de Papel. El cambio de paradigma económico puesto en marcha por la Comisión Europea (CE) centró el debate de un evento enmarcado bajo el lema ‘Haciéndolo posible: más reciclaje, más recursos’.

Gunter Wolff, responsable de políticas de Gestión de Residuos y Materias Primas Secundarias de la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión (CE), afirmó que el principal beneficio de la economía circular es que “comenzó como un planteamiento medioambiental”, pero ahora “será clave para contribuir al crecimiento económico”.

Los objetivos fijados por la Comisión para 2030 no son fruto del azar, según se desprende de los argumentos esgrimidos por Wolff: “Debemos ir más allá del reciclaje porque la evolución demográfica en 2020 nos situará en 8.000 millones de personas, lo que supondrá una gran presión por la escasez de recursos no renovables y el enorme impacto ambiental que provocará el uso intensivo de esos recursos”.

Emmanuel Katrakis, secretario general de la Confederación Europea de Industrias del Reciclaje (EuRIC), explicó que los gestores de residuos no sólo están preparados para asumir el reto planteado por la CE, sino que “llevan décadas practicando la economía circular, antes incluso de que se acuñara el término”.

Para que los gestores de residuos puedan ser una pieza clave en la transición iniciada, Katrakis incidió en las principales necesidades del sector: “Las principales disfunciones en el mercado del reciclaje europeo se producen porque no se considera igual un material en un país u otro de la UE, no hay una simplificación normativa que contribuya a aumentar la recuperación y porque hasta la fecha no se han establecido unos criterios de fin de condición de residuo que sean creíbles”.

Para cumplir con los ambiciosos objetivos fijados por la CE, el secretario general de EuRIC concluyó que será fundamental “impulsar la demanda hacia los mercados del reciclaje; no necesariamente a través de subvenciones, sino mediante una serie de mecanismos que contemplen los beneficios del uso de los materiales reciclados”.

Beneficios ambientales, sociales y económicos
Por su parte, Mª José Delgado Alfaro, subdirectora general de Residuos del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) señaló que es fundamental “generar iniciativas que pongan en valor la economía circular, como este congreso que organiza Repacar”. El nuevo paradigma económico supondrá “beneficios ambientales, económicos y sociales”, incidió, porque “se estima que el nuevo modelo económico será capaz de generar un volumen de negocio de 600 millones de euros para las empresas y la creación de 170.000 empleos directos en el sector de la gestión de residuos”.

La subdirectora general de Residuos del MAPAMA desveló en el congreso que actualmente “estamos trabajando en una estrategia española de economía circular, que tenga un formato horizontal para incorporar otras políticas sectoriales”.

La reconversión del sector
El otro eje en torno el que ha girado el congreso fue la reconversión del sector de la recuperación de papel y cartón, que “comenzó hace 15 años”, apuntó Luis Muñoz, director de Paprec, “con el cierre de una de las mayores fábricas de papel de Europa”. Desde 2006, ha añadido el responsable de la principal empresa recicladora de Francia, se ha acelerado el cierre de fábricas de papel destinado a artes gráficas y la apertura de otras dirigidas al embalaje, debido principalmente a la expansión del comercio electrónico. La calidad será, además, crucial, en palabras de Muñoz, para poder competir en el mercado interno y para poder abrir fronteras y exportar.

Independencia y libre comercio
En la conclusión del congreso, Manuel Domínguez, director general de Repacar, reivindicó el papel de la asociación como protagonista del cambio de modelo económico. “Gracias a la independencia de Repacar y a su defensa del libre comercio, hoy somos un modelo de representación e internacionalización de un producto, el papel y el cartón recuperado, reconocido en todos los mercados con el sello de la Marca España”, añadió.

Sobre el sector
Las últimas cifras de 2015 sobre producción de papel recuperado en España señalan un crecimiento del 3,3% con respecto al año anterior. Con una tasa de recogida del 70%, en la media de la Unión Europea, las empresas españolas del sector recogieron, trataron y reinsertaron en el sistema más de 4,5 millones de toneladas de residuos de papel y cartón.

Además de garantizar el abastecimiento sostenible de materias primas secundarias a la cadena de valor, el sector evitó la emisión a la atmósfera de más de 4 millones de toneladas de CO2.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus