por Judith Coll, Regidora de l´Ajuntament de Dosrius 24 de octubre, 2019 Reportajes comentarios Bookmark and Share
< Volver

Uno de los principales retos que tienen los municipios en cuanto a la recogida de residuos es la necesidad de mejorar de forma sustancial, en la mayoría de los casos, el porcentaje de la recogida selectiva para adaptarse a la directiva europea por la que en 2020 el 50% de los residuos urbanos se deberán reciclar.

La experiencia en el municipio de Dosrius en este asunto ha sido un caso de éxito, pasando del 15% de recogida selectiva en 2016 a casi a un 70% en 2018. El secreto no es otro que la identificación del usuario del servicio.

Dosrius es un municipio situado en la comarca del Maresme a unos 35 km de Barcelona. Tiene tres núcleos urbanos (Dosrius, Canyamars i Can Massuet) distanciados entre ellos por unos 4 km. El mayor de ellos, Can Massuet, es una urbanización donde vive la mitad de la población del municipio que tiene un total de 5.200 personas. En 2016 el servicio de recogida de residuos se basaba en la aportación voluntaria de los ciudadanos en más de 70 áreas de contenedores repartidas por todo el municipio, de las que solo había 22 con contenedores de selectiva. Esta forma de aportación no garantizaba ni un 20% de selectiva y por lo tanto había que hacer cambios profundos.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus