5 de abril, 2021 Entrevistas comentarios Bookmark and Share
< Volver

José Donoso, economista, es el Director General de UNEF desde 2012. Anteriormente fue Director de Desarrollo en Gamesa y responsable durante 14 años de proyectos del Departamento Internacional en IDAE, donde coordinó la creación de marcos legales e instituciones para promover las energías renovables en países de Europa, América Latina y África, así como la participación española en los programas energéticos de la Comunidad Europea. 

En esta entrevista, Donoso pone en valor a la energía solar fotovoltaica y los hitos conseguidos en los últimos años. "Para UNEF ha sido fundamental lograr la eliminación del impuesto al sol, fomentar el autoconsumo, la eliminación de barreras administrativas y la implantación de un modelo de subastas homologado internacionalmente", explica.

¿Cuál es la génesis de UNEF? ¿Con qué objetivos nació la asociación?
UNEF es la Asociación Española Fotovoltaica que acoge ya a más de 500 empresas, desde productores, instaladores o ingenierías, hasta fabricantes, distribuidores y consultores, lo que supone aproximadamente un 90% del sector. El éxito de UNEF radica en su estructura democrática, en la que todos los socios, desde las grandes empresas a un instalador, son tratados por igual. Somo la única que se dedica exclusivamente a defender el desarrollo de la energía fotovoltaica. UNEF defiende los intereses de sus asociados y promueve un marco jurídico estable que contribuya a alcanzar las metas de descarbonización y de integración de energías renovables en el país. Realizamos un trabajo de asesoramiento a nuestros socios y hacemos que se oiga su voz en todas las propuestas que elevamos al gobierno en su nombre. Organizamos también formaciones y encuentros que favorecen la colaboración entre socios. Somos un club de negocio que busca el acercamiento entre ellos y de la fotovoltaica con la sociedad. Nuestro objetivo es lograr la penetración de la energía fotovoltaica en nuestro país y liderar con nuestra tecnología el proceso de transición energética a través de un marco regulatorio adecuando.

¿Cuál es la aportación fundamental de UNEF al sector de las energías renovables?
La aportación fundamental de UNEF ha sido establecer consensos dentro del sector fotovoltaico, para que todas las empresas se pusieran de acuerdo sobre la dirección en la que tiene que ir e identificar medidas para su consolidación. Funcionamos en base a principios democráticos, para que el sector sea comprendido por la sociedad, para que la regulación vaya en la dirección correcta y así poder aportar a la sociedad asumiendo un importante papel en la transición ecológica con una energía limpia y barata.
Ha sido fundamental lograr la eliminación del impuesto al sol, fomentar el autoconsumo, la eliminación de barreras administrativas y la implantación de un modelo de subastas homologado internacionalmente. En estos momentos estamos trabajando en optimizar la integración de las plantas fotovoltaicas en el entorno respetando la biodiversidad, así como en favorecer la industrialización.

¿En qué proyectos más destacados trabaja actualmente UNEF?
Además de lo anteriormente mencionado, para dar confianza a los consumidores estamos trabajando en garantizar la fiabilidad de las instalaciones y, para ello, en breve vamos a lanzar un sello de certificación para los instaladores de autoconsumo. En otro orden de cosas, también estamos profundizando en las directrices con recomendaciones medioambientales para los socios con una guía de avifauna y estudios de la sostenibilidad de las líneas eléctricas por las que se transporta la energía.
Mencionar también dentro de nuestras actividades el apoyo que estamos dando a Parques Nacionales para sustituir elementos diésel por instalaciones fotovoltaicas en dos centros de cría de linces y así contribuir a la protección de esta especie en peligro de extinción en la Península Ibérica.

¿Qué trabajo desarrollan con las diferentes Administraciones en favor de la energía solar fotovoltaica?
Quizás una de las iniciativas más relevantes es la campaña que estamos desarrollando con comunidades autónomas y ayuntamientos para la simplificación administrativa, particularmente con la eliminación de la licencia de obra como requisito para las instalaciones de autoconsumo. Ya son más de la mitad de las comunidades las que lo han eliminado y lo han sustituido por una sencilla declaración de responsabilidad, lo que acorta significativamente los tiempos para ponernos a crear empleo, para dejar de emitir CO2 a la atmósfera y ahorrar en la factura.
Otra línea muy importante de nuestro trabajo para favorecer la consolidación del autoconsumo es reducir el porcentaje del término fijo de la factura de la luz, para que la inversión que se hace resultará realmente atractiva.

En su opinión, ¿cuál es la situación actual del sector de la energía solar fotovoltaica en España?
Estamos ante una oportunidad histórica. 2020 ha sido ese año en el que el sector fotovoltaico se ha revelado como el mejor situado para reactivar la economía de nuestro país.
Se han producido nuevos hitos en la producción de energía fotovoltaica. Por un lado, se han añadido 2.633 MW en plantas, pandemia de por medio, y sin ningún tipo de subvenciones. Por otro, el sector ha demostrado su enorme resiliencia en el autoconsumo con un avance del 30% con respecto al año pasado, al sumar 596MW de potencia. Hay que resaltar particularmente el autoconsumo doméstico, que ha experimentado un crecimiento sin precedentes alcanzando un 19% de los MWs instalados. Las familias están apostando por esta tecnología más barata y limpia gracias a la eliminación de barreras administrativas, a los incentivos locales y al ahorro logrado en los últimos meses.
Además, en España somos líderes en ingenierías y empresas especialistas, dos de los diez mayores fabricantes mundiales de inversores y cinco de los diez mayores fabricantes de seguidores solares son españoles. Estas empresas, que sobrevivieron gracias a la internacionalización de su actividad en momentos en los que no había demanda en nuestro país, hoy están muy bien posicionadas.
Tenemos prácticamente todos los ingredientes necesarios para hacer de España ese hub fotovoltaico internacional, tenemos suelo, tenemos radiación solar de calidad y un tejido industrial que hay que fortalecer. Si se cierra bien el marco normativo que se está tejiendo, con la financiación que va a venir de los Fondos Europeos de Recuperación y con buenos proyectos respetuosos con el medioambiente estaremos en posición liderar la transformación energética e industrial de nuestro país.

¿Considera que esa situación podría ser mejor en comparación con otros países de nuestro entorno?
Creemos que estamos en una situación óptima, con unas regulaciones adecuadas alineadas con los objetivos de la Unión Europea y el PNIEC. Si continuamos por esta línea sin duda esta será la década en la que nos situemos entre los mercados lideres fotovoltaicos de Europa.

UNEF presentó al MITECO medidas y reformas concretas para que la fotovoltaica sea protagonista del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. ¿En qué se han concretado esas propuestas ante la Comisión Europea?
La propuesta que presentamos incluye 29 medidas y 35 reformas concretas que serían financiadas con los fondos de las distintas líneas de trabajo del Plan de Recuperación e identificamos las reformas necesarias para que las medidas sugeridas tengan un mayor efecto en la recuperación de la economía nacional.
Esto está dando sus frutos. El MITECO está realizando una serie de peticiones de interés para el desarrollo de la fotovoltaica, así que ahora hay que estar pendientes y ver cómo se materializan todas nuestras propuestas.

¿Cuál es la valoración que hace UNEF de la última convocatoria de subasta de energías renovables?
Para UNEF esta subasta es una satisfacción por varias razones. Por un lado, pone de manifiesto el éxito del modelo elegido, por otro, destaca la competitividad de la energía fotovoltaica al lograr la adjudicación de 2.036 MW de los 3.034 MW subastados. El precio medio de la subasta de KW fotovoltaicos ha resultado de 24,47€/MWh, una retribución garantizada y sostenible para los próximos 12 años lo que les puede facilitar la financiación de las instalaciones. Este precio es aproximadamente la mitad del precio de un año medio en España, lo que significa que la factura de la luz de los consumidores españoles bajará gracias a la fotovoltaica.
Además, no hubo concentración en la subasta, 26 actores consiguieron adjudicarse potencia. El 70% de estas empresas son españolas y el 81% son socias de UNEF, así que estamos muy satisfechos. Ahora, para cerrar el círculo, nos faltaría la celebración de una subasta específica para proyectos pequeños, de menos de 10MW, y otra para proyectos con almacenamiento.

Ciertamente, hay que decir que las energías renovables tienen por delante un horizonte más despejado que nunca porque se ha demostrado que sin ellas será imposible cambiar el modelo energético. ¿Cuál es su opinión en este sentido?
Así es. Y particularmente la energía fotovoltaica es la más competitiva en términos de producción. El precio medio del KW fotovoltaico salido en las subastas, como decimos, supone la mitad del precio en un año medio del mercado español. Ahora la fotovoltaica ya no es sólo una alternativa limpia o una opción política, es la nueva tecnología que se ha convertido en el nuevo paradigma.

¿Qué evolución tuvo el mercado de energía solar fotovoltaica en un año tan atípico como el pasado 2020? ¿Y qué esperan del mercado para este año?
Como veíamos antes, se ha producido, paradójicamente en este entorno, dos nuevos hitos. Por un lado, se han añadido 2.633 MW en plantas y, por otro, el autoconsumo ha tenido un comportamiento sorprendente, si nos ponemos en las circunstancias de marzo. Cabe esperar que este año el mercado siga esta misma tendencia.

El autoconsumo doméstico no para de crecer en los últimos tiempos. ¿Cuál es su valoración al respecto?
Así es. De estos 596 MW de autoconsumo instalados en 2020, un 19% ha sido desplegado en el sector doméstico, casi el doble que el año anterior.
Estas cifras ponen de manifiesto que, a pesar de ser un año muy complicado, las familias han podio optar por esta forma de energía más barata y más limpia. Por un lado, los que no han perdido su empleo o no se vieron afectados por un ERTE han podido ahorrar y pensar en cómo invertir su dinero. Ha sido fácil decidir que con los intereses que dan los bancos, el dinero está mejor en el tejado, ahorrando dinero en la factura y contribuyendo a reducir emisiones de carbono a la atmósfera. En el caso de viviendas unifamiliares en una zona soleada, una instalación sin baterías es una inversión que se puede recuperar en 9 o 10 años. Por otro, los incentivos locales, como reducciones en el IBI, y la eliminación de barreras administrativas se han sumado a las fuertes campañas de por parte de las empresas ofreciendo esta nueva posibilidad a los ciudadanos.

Por último, ¿cuáles cree que son los principales retos de UNEF en el medio y largo plazo?
Sin duda, nuestra misión y nuestro reto es seguir siendo el elemento que mantenga la conexión del sector fotovoltaico. Tenemos que seguir trabajando en la eliminación de las trabas administrativas que todavía quedan el sector, mejorar la percepción social en la apuesta para desarrollar la energía fotovoltaica respetando la biodiversidad y consolidar un sector industrial competitivo que sea tractor de todo el tejido industrial español. No hay que olvidar el desarrollo del almacenamiento como un necesario complemento para consolidar el suministro fotovoltaico.
Es evidente que el cambio de paradigma para la revolución energética que vive España ya se ha producido, ahora hay que terminar de aterrizar con éxito esta gran oportunidad. Esos son los grandes retos de UNEF, seguir trabajando y apoyando a nuestras empresas, tratando de influir en la toma de decisiones y conseguir la mejor armonización de la fotovoltaica y el medioambiente.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus