por Luis Moreno, Director de la Fundación ECOLEC 15 de julio, 2020 Artículos Técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

Recientemente asistimos a la aprobación del primer proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Una norma que marcará el camino hacia la neutralidad climática en 2050, además de forjar un compromiso absoluto con las directivas europeas y con los compromisos climáticos internacionales. La Fundación ECOLEC emprende esta nueva senda con ilusión y confianza en la labor que realiza en la gestión y tratamiento de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE). 

Esta ruta supondrá, en primer lugar, una renovación urbana para convertir las ciudades en lugares más habitables. No se debe olvidar la previsión, realizada por la London School of Economics (LSE), que indica que en el año 2050 los urbanitas conformarán el 66% del planeta y que dos tercios de la población mundial vivirán en entornos urbanos.

La necesidad de transformar las urbes y adaptarlas a los nuevos modelos poblacionales necesita plantear tres ejes clave: el avance hacia una Economía Circular, la descarbonización y la protección e inclusión de la naturaleza en el entorno metropolitano.

Para abordar estas tres líneas de actuación es esencial revalorizar el rol que interpretan los Sistemas Colectivos de Responsabilidad Ampliada del Productor (SCRAP), como Fundación ECOLEC, que siempre han seguido las pautas de la Economía Circular para tratar adecuadamente los residuos. No se debe olvidar que la mayoría de productos, sean del tipo que sean, se convertirán en residuos y los materiales que los componen pueden tener una segunda vida cuando entran en desuso y, además, evitar que contaminen.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus