Publicidad Publicidad

Artículos de empresas de medioambiente

"Recyclia es la plataforma líder de nuestro país en recogida y reciclaje de residuos electrónicos y pilas"

25 de octubre, 2017 Entrevistas comentarios Bookmark and Share
< Volver

"Recyclia es una entidad sin ánimo de lucro que permite a los fabricantes e importadores de aparatos electrónicos y pilas y baterías cumplir con su obligación de organizar y financiar la recogida y el reciclaje de los productos de este tipo que ponen a la venta, cuando finaliza su vida útil", explica José Pérez, Consejero Delegado de la plataforma. "Recyclia facilita a todos los actores de la cadena del reciclaje, es decir, ciudadanos, productores, instaladores y canal de distribución, una solución gratuita para deshacerse de estos residuos", añade Pérez. Con 1.307 fabricantes adheridos, Recyclia es la plataforma líder de nuestro país en recogida y reciclaje de residuos electrónicos y pilas.

Doctor en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid, con una experiencia de más de 25 años dentro de la industria TIC española. Hasta marzo de 2012, fue director general de la Asociación Multisectorial de Empresas Españolas de Electrónica, Tecnologías de la Información, Comunicaciones, Telecomunicaciones y de Contenidos Digitales, AMETIC, creada en 2010 a partir de la fusión de AETIC y ASIMELEC. Anteriormente, fue director general de esta última asociación, desde la que participó en la negociación del consenso entre la industria y los autores en propiedad intelectual. A este respecto, el año pasado, José Pérez publicó el libro ‘La industria electrónica ante el canon y la copia privada digital’.
Desde 2012, desempeña el cargo de consejero delegado de Recyclia, la principal plataforma medioambiental de recogida y reciclaje de residuos electrónicos y pilas de nuestro país, integrada por las fundaciones Ecopilas, Ecoasimelec, Ecofimática y Ecolum.

¿Nos puede explicar brevemente qué es Recyclia y cuál es su aportación al sector del reciclaje y medio ambiente?
Recyclia es una entidad sin ánimo de lucro que permite a los fabricantes e importadores de aparatos electrónicos y pilas y baterías cumplir con su obligación de organizar y financiar la recogida y el reciclaje de los productos de este tipo que ponen a la venta, cuando finaliza su vida útil. Esto es obligatorio en nuestro país desde 2005, en el caso de los residuos electrónicos, y desde 2008, en el de las pilas y baterías. A través de Recyclia, los productores comparten esfuerzos y recursos para lograr la máxima eficacia.

¿Cuáles son las áreas de actividad principales que desarrolla Recyclia?
En términos generales, facilitamos a todos los actores de la cadena del reciclaje, es decir, ciudadanos, productores, instaladores y canal de distribución, una solución gratuita para deshacerse de estos residuos. Concretamente, acercamos los puntos de recogida mediante la instalación de nuestros propios contenedores en lugares de gran afluencia, como grandes superficies comerciales, centros escolares o empresas. Nos encargamos de la recogida de los residuos en todas las comunidades autónomas y los trasladamos a plantas de tratamiento autorizadas donde son descontaminados y se recuperan los materiales reutilizables. Además, financiamos y llevamos a cabo campañas de información dirigidas al canal de distribución y la ciudadanía en general, con especial atención a las iniciativas de educación medioambiental para los más jóvenes.

¿Cuáles son en su opinión los principales retos a los que se enfrenta Recyclia en su actividad diaria?
El principal reto en nuestro día a día son las actividades ilegales y fraudulentas que se derivan del hecho de que muchas de las materias primas contenidas en los residuos electrónicos tienen valor. Esto da pie a robos en puntos limpios, gestión fraudulenta en instalaciones carentes de autorización o la venta y la exportación indocumentada de residuos a países que, ni tan siquiera, cuentan con una normativa en materia medioambiental y se están convirtiendo en grandes vertederos tecnológicos.

¿Con cuántos fabricantes adheridos cuenta la plataforma? ¿Qué tipo de trabajo desarrollan con ellos?
Con 1.307 fabricantes adheridos, Recyclia es la plataforma líder de nuestro país en recogida y reciclaje de residuos electrónicos y pilas. Les proporcionamos las herramientas y garantías para cumplir con sus obligaciones medioambientales de forma económica y sencilla, mediante la simplificación de los procesos administrativos, la optimización de los costes de gestión y la aplicación de las mejores tecnologías de reciclaje disponibles.

¿Cuáles son los aspectos normativos que más influyen en su actividad? ¿Cómo podrían mejorarse desde la Administración algunos de ellos?
Este es un sector muy regulado tanto a nivel nacional como comunitario. La normativa obliga a los sistemas colectivos de productores, como Recyclia, a cumplir unos objetivos de recogida. Actualmente, el 45% del peso medio de los aparatos puestos a la venta por los productores en los tres años anteriores. Para alcanzarlo es fundamental que la administración actúe con contundencia para erradicar el fraude y la competencia desleal y la inseguridad jurídica que genera. En este sentido, es fundamental la adopción de medidas exhaustivas y eficaces en materia de trazabilidad, inspección y sanción y, concretamente, aumentar el control de los flujos nacionales y transfronterizos de residuos electrónicos, armonizar los criterios de contabilización o simplificar los trámites administrativos.

En 2016, Recyclia gestionó un 42% más de residuos electrónicos y alcanzó su récord de recogida con 28.450 toneladas. La lectura de estos resultados no puede ser más positiva, ¿verdad?
Efectivamente, en 2016, fuimos más eficaces y seguimos optimizando los procesos de recogida y reciclaje, lo que nos da una posición ventajosa dentro de este sector para afrontar los retos que conllevarán el desarrollo normativo de los nuevos Reales Decretos de gestión medioambiental de residuos electrónicos y pilas, que, por poner un ejemplo, incorporan nuevas obligaciones como la gestión de ciertos aparatos exentos hasta ahora.

Ese crecimiento también tiene que ver con la incorporación de Ecolum a Recyclia. ¿Qué lectura hace de esta incorporación?
Gracias a la incorporación de Ecolum, Recyclia puede ofrecer a los productores un servicio integral de recogida y reciclaje con cobertura para todas las categorías de residuos electrónicos. Ecolum es el sistema colectivo referente en nuestro país en gestión de residuos de iluminación, con más de 300 empresas adheridas y 6.900 toneladas recicladas desde 2005, lo que fortalece nuestro liderazgo en el sector del reciclaje electrónico de nuestro país. De cara a la ciudadanía y la Administración, nos permite mejorar nuestra capacidad de contribuir a la protección y mejora de la sostenibilidad de nuestro entorno.

¿Cuál es el funcionamiento de cada una de las fundaciones que forman parte de Recyclia?
El soporte económico de las cuatro fundaciones que integran Recyclia -Ecoasimelec, Ecofimática, Ecolum y Ecopilas- son los productores de aparatos electrónicos y pilas asociados a cada una de ellas. Ecofimática se encarga de la gestión de aparatos de ofimática e impresión; Ecolum, de luminarias, lámparas y rótulos luminosos, y Ecoasimelec, del resto de tipologías de residuos electrónicos (desde pequeños electrodomésticos a máquinas expendedoras o escáneres médicos). Por su parte, Ecopilas retira todo tipo de pilas y baterías, incluidas industriales y de automoción.

¿Qué sinergias mantiene con otras asociaciones del sector del reciclaje?
Colaboramos con asociaciones de productores y distribuidores, como la Asociación de Fabricantes de Material Eléctrico (AFME), la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (FENIN), la Federación Española de Comerciantes de Electrodomésticos (FECE) o la Federación Andaluza de Electrodomésticos (FAEL). A través de ellas, facilitamos a productores y canal de distribución una solución para deshacerse de los aparatos y las pilas en desuso, de acuerdo a la normativa y sin ningún coste.

¿Cuáles son en su opinión los principales retos de Recyclia en el medio plazo?
En primer lugar, seguir superando los índices de recogida obligatorios de aparatos puestos en el mercado establecidos para los próximos años: el 50% en 2017 y el 55% en 2018. Y, en cuanto a retos más específicos, ya estamos preparándonos para cumplir con la obligación de reciclar, a partir del 15 de agosto de 2018, una serie de productos de electrónica profesional exentos hasta el momento. Es el caso de motores eléctricos, interruptores, tomas de corriente, teléfonos o antenas de televisión, termostatos y controladores telefónicos o de climatización. Además, esperamos aumentar nuestro volumen de recogida de nuevos residuos electrónicos, como paneles fotovoltaicos y baterías de vehículos eléctricos e híbridos.

¿Cuáles son las rincipales conclusiones del Congreso de Antequera 2017?
En el I Congreso Nacional de Reciclaje de RAEE, los sistemas colectivos volvimos a demostrar por que el 97% de los fabricantes elige este modelo para cumplir con su obligación de reciclar los aparatos que ponen a la venta. Desde 2005, los sistemas que operan en España hemos gestionado un millón de toneladas de residuos electrónicos, de las que 235.000 corresponden al año pasado. Es decir, en 2016, los sistemas gestionamos el 48% de los aparatos puestos en el mercado los tres años anteriores. Las cifras siguen respaldando así la viabilidad económica y medioambiental de este modelo, como una solución probada de futuro.

Publicidad

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus