por José Magro González, Gerente de Medio Ambiente de AENOR 18 de octubre, 2016 Artículos Técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

Desde finales del año 2015, fecha en la que la Unión Europea aprobó el nuevo modelo de economía circular, se persigue invertir la pirámide actual de la gestión de residuos, maximizando las acciones de prevención y valorización de residuos, minimizando la eliminación en vertedero para todas las industrias. En línea con estas directrices y nuevo modelo, el reciente certificado de AENOR de Residuo Cero reconoce a aquellas organizaciones que evitan que las distintas fracciones de residuos que generan tengan como destino acabar en vertedero.

Debido al desarrollo de la sociedad y de los distintos sectores industriales, el volumen de generación de residuos a escala global sufre un incremento continuo. De hecho la generación de residuos es uno de los retos ambientales más complicados al que nos enfrentamos. El abandono o la gestión inadecuada de los residuos producen impactos notables en los medios receptores y pueden provocar contaminación en el agua, en el suelo, en el aire, contribuir al cambio climático y afectar a los ecosistemas y a la salud humana. Por el contrario, cuando los residuos se gestionan de forma adecuada, se pueden convertir en recursos que contribuyan al ahorro de materias primas y garanticen la sostenibilidad económica, con un efecto positivo sobre la conservación de los recursos naturales y los ecosistemas.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus