por José Pérez Consejero delegado de Recyclia 14 de julio, 2015 Artículos Técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

Este artículo de opinión analiza cómo el desarrollo económico de la sociedad trae como consecuencia daños colaterales, como es el hecho de la proliferación de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE). La producción de basura electrónica crecerá un 21% hasta 2018, cuando se alcanzarán los 50 millones de toneladas.

La tecnología ha contribuido decisivamente al desarrollo socioeconómico, pero también ha traído consigo una serie de problemáticas, cuyas soluciones, son una exigencia ineludible para afianzar este progreso.

Una de esas circunstancias colaterales al desarrollo tecnológico es la proliferación de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), que bate récords cada año, según constata el último informe de la Universidad de Naciones Unidas. En concreto, en 2014 se generaron en todo el mundo 41,8 millones de toneladas de RAEE, la cifra más alta hasta ahora, y las previsiones apuntan a que la producción de basura electrónica crecerá un 21% hasta 2018, cuando se alcanzarán los 50 millones de toneladas.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus