por D. Garcés Alonso, E. Díaz Fernández, H. Sastre Andrés, S. Ordóñez Garcia Universidad de Oviedo, Departamento de Ingeniería Química y Tecnología del Medio Ambiente 7 de enero, 2015 Artículos Técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

La Ley 22/2011 de residuos y suelos contaminados enfatiza la prevención, reutilización, reciclaje y valorización de residuos, en detrimento del vertido de los mismos. Así, los Combustibles Sólidos Recuperados (CSR) son una atractiva alternativa de valorización energética de residuos, que pueden ser muy útiles en industrias como la cementera. 

El incremento de residuos generados en las diversas actividades humanas se está convirtiendo en un grave problema para la sociedad. En la actualidad, gran parte de esta cantidad de residuos son reciclados o destinados a su depósito en un vertedero controlado.

Las políticas europeas de gestión de residuos pivotan, en estos momentos, sobre dos retos fundamentales: los objetivos de reciclaje para 2020 y las obligaciones relativas al vertido en 2016 [1]. Todo hace prever una situación a medio plazo donde se eleven los objetivos de reciclaje y se limite el vertido a los rechazos de las operaciones de valorización. Un reto así sólo será alcanzable por la combinación decidida en favor del reciclaje y de la valorización energética de los residuos, en un marco de esfuerzo máximo por la prevención.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus