19 de noviembre, 2019 productos comentarios Bookmark and Share
< Volver

El sector de la descontaminación de suelos está apostando cada vez más por métodos de remediación sostenibles, que causen el menor impacto ambiental posible y que sean igualmente efectivos. La innovación tecnológica es muy importante en este sector en constante evolución.

Las empresas especialistas en investigación y remediación de suelos tienen un papel importante a la hora de aplicar estas nuevas tecnologías en los casos reales a los que se enfrentan, para así contrastar su efectividad y dar las claves para mejorarla. Siguiendo esta línea, Esolve se ha aliado con la empresa finlandesa Ekogrid para implantar en España un nuevo método de remediación basado en la electrocinética.

La electroremediación es una tecnología para recuperar suelos contaminados basada en imponer una corriente eléctrica de bajo voltaje mediante una red de electrodos hincados en el subsuelo, conectados entre sí y controlados mediante una unidad de control de diseño específico. El campo eléctrico generado se asocia a la movilización de contaminantes mediante fenómenos de transporte por electromigración y electroósmosis (el primer fenómeno transporta iones en solución hacia el electrodo de carga contraria; en el segundo, el agua y las sustancias disueltas en ella se vibran entre los electrodos), a la incentivación de todo un conjunto de reacciones redox y al incremento de procesos de atenuación de contaminantes que de forma natural se pueden dar en el subsuelo.

Hasta ahora en España es una metodología sin desarrollar pero Esolve ha apostado por ella con el objetivo de repetir los exitoso resultados que ha tenido en otros proyectos alrededor del mundo, desde Europa hasta Sudamérica, Estados Unidos y China. Entre los casos de éxito se incluyen antiguos sitios industriales, estaciones de servicio, aparcamientos y fábricas, tanto químicas como de otro tipo.

En comparación con las técnicas convencionales, la electroremediación permite poder mejorar la remediación en zonas de baja permeabilidad en muchos emplazamientos y tipologías de suelos bajo unas condiciones determinadas. Esto es debido porque en capas de baja permeabilidad el flujo por electroósmosis es mucho mayor que el alcanzado por el flujo por gradiente hidráulico.

La tecnología Ekogrid se puede aplicar tanto en la descontaminación de suelos y aguas subterráneas (contaminantes orgánicos por vía oxidativa in situ o ex situ), como en el tratamiento de sedimentos (remoción de contaminantes orgánicos y estabilización y compactación de sedimentos suaves y lodosos).

Entre las ventajas de esta tecnología, destacan que no requiere oxidantes (ya que se generan in situ por electrólisis), que se adapta a cualquier tipo de emplazamiento, que es escalable según el área y el volumen a tratar, que tiene una demanda energética baja y un buen coste-efectividad asociado y que permite el mantenimiento y control in situ o remoto.

En definitiva, la innovación como pilar para lograr eficiencia y sostenibilidad en los proyectos de descontaminación de suelos y aguas subterráneas.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus