Empresas Premium

7 de enero, 2015 Entrevistas comentarios Bookmark and Share
< Volver

Jordi Ribera es licenciado en Empresariales por la Universidad Ramon Llull. Inició su carrera profesional en la empresa familiar Copiral, S.L. donde le fue encomendada la tarea de dirección y control de fábrica. Después de 8 años liderando y elaborando las estrategias de producción, planificación y control de calidad ha pasado a asumir las funciones de director general.

¿Nos puede hacer una descripción breve de la historia de Copiral en España?
Copiral, S.L. se instaló en 1995 en la localidad leridana de Agramunt, para cubrir las necesidades ambientales de un gran fabricante de productos lácteos, que tenía la necesidad de encontrar un gestor ambiental para sus productos caducados o descartados en fábrica. Desde los inicios de la actividad, Copiral, S.L. ha aportado toda su experiencia y profesionalidad en el sector de la transformación de los excedentes alimentarios al resto de productores alimenticios de toda España y Francia.

¿Cuál es la actividad principal de Copiral? ¿Quiénes son sus principales clientes?
Copiral, S.L. se dedica a la revalorización de subproductos líquidos y sólidos no aptos para el consumo humano ni para ser comercializados, que son transformados en materias primas para piensos animales.
Copiral, S.L. es la primera empresa de España dedicada a la gestión de subproductos alimentarios y a la valorización de subproductos líquidos. Los principales clientes de aprovisionamientos son grandes empresas dedicadas a la fabricación de alimentación humana que generan excedentes generados durante el proceso de fabricación. La actuación se focaliza principalmente en el sector de los productos lácteos, bebidas refrescantes, panificadoras, empresas de galletas, pan de molde... así como empresas de distribución y logística.
Y los principales clientes de venta son los fabricantes de piensos y ganaderos que compran los productos finales de Copiral, S.L. (Harina de galleta y digest milk fluid).
Copiral, S.L. revaloriza subproductos que tradicionalmente no eran tratados sino destinados a vertedero para transformarlos en materias primas para animales. Es una empresa plenamente concienciada que apuesta por la ecología y la sostenibilidad con plena seguridad en la legalidad vigente y siguiendo todos los sistemas y controles de calidad.

¿Cómo se realiza la retirada de residuos del mercado? ¿Qué tipo de proceso desarrollan?
La retirada de los residuos puede ser muy variable, ya que hay varios factores que la condicionan, como el origen y las propiedades organolépticas de los subproductos.
Desde el Departamento Técnico se analiza el subproducto y se instala el equipo más adecuado para ser transportado el subproducto en largas distancias, aprovechando así los viajes al máximo y utilizando camiones de motor Euro-6 que permiten la reducción de las emisiones y la huella de carbono.
Desde el Departamento Logístico se coordina la recogida directamente con almacenes o productores y distribuidores, a fin de reducir al máximo el tiempo de espera y recoger los subproductos con las mejores condiciones posibles.
En el momento de la recepción de los subproductos se realiza un proceso de separación, obteniendo por un lado los envases (plástico, cartón, briks...) y por otro lado el subproducto alimentario. Este último, después de recibir un tratamiento de deshidratación, se transforma en materia prima para harinas de consumo animal.

¿Qué porcentaje del producto entrante se llega a aprovechar?
El 55% de producto entrado se convierte en materia prima para alimentación animal, un 5% aproximadamente va destinado al vertedero o plantas de compostaje, ya que en su mayoría es producto alimenticio que no reúne las características necesarias para ser procesado y que el control de calidad lo descarta. De los residuos surgidos de los envases, un 20% está formado por plástico, madera, cartón, latas y tetra brik, que son destinados a gestores autorizados que los recuperan y los vuelven a introducir en el proceso industrial, el resto del 20% es transformado en agua como consecuencia de los procesos de deshidratación.

Recientemente la compañía ha sufrido un relevo generacional. ¿Cómo ha sido el proceso?
El proceso del cambio generacional ya hace tiempo que se viene planificando, ya que antes de ocupar esta nueva posición, que conlleva un cambio de dirección en la empresa, he estado ocupándome de la dirección de fábrica que me ha permitido asumir mucha responsabilidad y formarme en varios aspectos para poder pasar a liderar la empresa.

¿Cuáles son los cambios que perciben en la gestión de residuos alimentarios?
Actualmente el sector está cambiando de forma rápida para poder adaptarse a las normativas europeas. Hasta la actualidad el subproducto alimentario era considerado en Cataluña y España como un residuo alimentario, siendo controlados por el departamento de medio ambiente y cumpliendo las normativas pertinentes de ser gestores de residuos.
Ahora, en cambio, el organismo de control es el departamento de agricultura, que vela porque los subproductos garanticen todos los controles de calidad y trazabilidad hasta ser transformados en materias primas para piensos.

Hasta ahora habían sido gestoras de residuos alimentarios, ¿cómo les ha afectado el cambio en la normativa?
A día de hoy, nos hemos visto obligados a renunciar a ser gestores de residuos para únicamente formar parte del sector de fabricantes de materias primas para alimentación animal, que está controlado por el departamento de agricultura.
Este cambio ha supuesto hacer mejoras en el punto de recogida y en la parte documental (etiquetado de containers y subproducto, hojas de transporte...) para asegurar que la calidad del producto obtenido es totalmente apta para la alimentación animal.

¿Qué importancia da Copiral al I+D+i? ¿Y a la protección del medio ambiente?
Actualmente tenemos dos personas destinadas a la calidad e I+D, ya que continuamente estamos buscando alternativas para dar valor añadido a los residuos alimentarios (papel, plástico, tetrabrik...), y por otra vía, estamos investigando en la creación de un pienso compuesto para determinados tipos de animales.

¿Cuál es el destino de los subproductos alimentarios revalorizados en Copiral?
Una vez los subproductos alimentarios han pasado por las instalaciones de Copiral, S.L. y han sido transformados a través de un proceso industrial, estos son vendidos en las fábricas de pienso para animales de granja.

La apuesta es siempre revalorizar y no destruir, ¿no?
La razón de existir de Copiral, S.L. es la de revalorizar todos los excedentes que genera la industria alimentaria, ya que si no fuera por esta gestión acabarían todos en el vertedero. Por lo tanto, Copiral, S.L. es una figura que aparece entre el fabricante y el punto limpio, y gracias a esta gestión se evita que estos excedentes vayan al vertedero, favoreciendo así la reducción de emisiones de los productores.

Por último, ¿cómo observa la situación del sector de residuos de productos alimentarios?
Deberíamos hablar del sector de subproductos alimentarios, no del sector de residuos alimentarios, ya que actualmente todo lo que se destina a alimentación animal recibe esta denominación.
Una de las ventajas que Copiral, S.L. ofrece a los fabricantes de subproducto alimentario es la destrucción de su marca y la seguridad que estos productos no volverán a ser introducidos en el mercado alimentario para consumo humano. Las grandes marcas son las principales interesadas en contratar nuestros servicios para proteger su imagen. Este hecho comporta que en los últimos tiempos donde la crisis económica ha ido ganando terreno, las grandes marcas se han visto muy afectadas por la aparición de las marcas blancas, originando una fuerte disminución en sus ventas y como tal de sus excedentes.
Por este motivo, la situación del sector pasa por buscar los subproductos en países limítrofes como Francia y Portugal, para conseguir más volumen de producto y así poder estabilizar la producción de la fábrica.

Publicidad
Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus