4 de abril, 2019 Actualidad Industriambiente comentarios Bookmark and Share
< Volver

Durante más de medio siglo, Camfil ha ayudado a las personas a respirar un aire más limpio. Como líder global en la industria de la filtración de aire, ofrecemos soluciones comerciales e industriales para la filtración de aire y el control de la contaminación, que mejoran la productividad del trabajador y de los equipos, minimizan el uso de energía y benefician a la salud humana y al medio ambiente.

Varios factores críticos han hecho que el consumo de energía de los filtros de aire sea un gran foco de atención para la industria de la ventilación. En primer lugar, los precios de la energía están aumentando. En segundo lugar, las demandas para reducir las emisiones de dióxido de carbono se están volviendo más estrictas.

Para hacer frente a estas tendencias, el 1 de enero de 2019 entró en vigor un nuevo sistema de clasificación energética de Eurovent que confirma la calificación de rendimiento de los filtros de acuerdo con las normativas internacionales. ISO16890 reemplaza a EN 779:2012 en Europa. (Hay importantes diferencias entre ISO16890 y la norma que ha sido reemplazada). Por primera vez, la normativa ISO 16890 explica a las personas que filtro necesitan

Los filtros de aire se pueden clasificar de A+ a E utilizando un sistema de etiquetado de colores que será familiar para la mayoría de la gente con los artículos tales como los frigoríficos y congeladores. 

La nueva clasificación energética sigue la publicación de la normativa ISO16890:2016, el estándar internacional para la filtración de partículas en edificios que reemplazó los estándares de prueba anteriores el 1 de junio, 2018. Los participantes en la clasificación energética de Eurovent están obligados a proporcionar un informe de prueba ISO16890 completo como base para calcular el consumo de energía de un filtro.

Hay esencialmente cuatro tipos de partículas en suspensión (PM) que se encuentran en el aire y están clasificadas por tamaño:

1. Polvo grueso, partículas de 10μm de diámetro y mayores. (1μm= 1/1,000 de milímetro). Los ejemplos incluyen polvo grueso visible, arena, hojas, pelos y otras partículas orgánicas grandes.

2. PM10 - Partículas en suspensión =/< 10μm diámetro incluyendo polvo fino y partículas orgánicas.

3. PM2.5 - Partículas en suspensión =/< 2.5μm diámetro como el polen, las esporas y otras partículas orgánicas.

4. PM1 - Partículas en suspensión =/< 1μm diámetro incluyendo el diesel, los humos, virus y partículas de combustión. 

Las partículas gruesas pueden filtrase por el cuerpo humano. Las partículas de 10μm pueden llegar a los conductos respiratorios, mientras que las partículas de 2.5μm pueden penetrar en los pulmones y alveolos. Las partículas de 1μm sin embargo, pueden penetrar en el torrente sanguíneo y originar enfermedades graves como ataques al corazón, cancer de pulmón, demencia y enfisema.

Por eso es importante categorizar los filtros en función de la eficiencia con la que se desempeñan frente a los tamaños de partículas PM10, PM2.5 y PM1, y este es el propósito central de un nuevo estándar de filtración de aire global - ISO16890. 

Utilizar el filtro adecuado no solo le hará ahorrar dinero, si no que también mantendrá una calidad de aire interior saludable. El sistema de calificación actualizado de Eurovent para clasificar la eficiencia energética hace más fácil el encontrar el filtro que mas se ajuste a sus necesidades, tanto en términos de eficiencia energética como de calidad del aire interior.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus