27 de noviembre, 2018 Actualidad Industriambiente comentarios Bookmark and Share
< Volver

Cada año generamos miles de toneladas de residuos, un problema que si ya de por sí es grave, en los últimos años, se ha visto acrecentado por el incremento de la basura tecnológica. Para intentar reducir este impacto medio ambiental se celebra estos días la Semana Europea de prevención de residuos. Una fecha con la que se quiere concienciar a la población sobre la cantidad de basura que generamos, el impacto que tiene esta en el medio ambiente y la importancia de la lucha contra el cambio climático.

Las ventas incesantes de smartphones y otros dispositivos tecnológicos han supuesto un problema añadido para el medio ambiente pues, a la cantidad de recursos naturales que se consumen para generarlos, hay que sumar la poca cantidad de teléfonos inteligentes que se reciclan. De hecho, según una encuesta realizada por Certideal, plataforma dedicada a la venta de dispositivos tecnológicos reacondicionados y de segunda mano, solo el 37% de los españoles ha reciclado alguna vez su móvil viejo. 

Reducir, reutilizar y reciclar son las claves para disminuir nuestro impacto sobre el medio ambiente. Sin embargo, aún no somos conscientes del daño que estamos causando a la naturaleza ni de que con un gesto tan simple como entregar nuestros teléfonos viejos para reciclar, estaríamos reduciendo nuestro impacto ambiental”, señala Laure Cohen, co fundadora de Certideal. 

De hecho, la encuesta recoge que el 40% de los españoles no sabe que los móviles dañan el medio ambiente. Un problema que desde Certideal consideran determinante para que el porcentaje de reciclaje de smartphones sea tan bajo. Ante esto, la compañía, recuerda que “para 2021 se prevé que la basura tecnológica supere los 52,2 millones de toneladas”. 

Un incremento que tendrá un impacto directo en el medio ambiente pues, a modo de ejemplo, la compañía recoge que “el aluminio, el cobre y el cobalto son tres de los materiales que más se utilizan para fabricar smartphones. Un consumo que se relaciona con emisiones elevadas de CO2, riesgos de contaminación del suelo y el agua y problemas de salud si nos exponemos a grandes concentraciones de cobalto”. 

Además, según cálculos de Certideal, “en 50 años, una persona que cambie cada dos años de móvil habrá gastado más de una tonelada de recursos naturales para tener dispositivos de última generación. Por lo que es fundamental que nos concienciemos sobre el reciclaje de los dispositivos tecnológicos si no queremos seguir perjudicando el medio ambiente”, afirma Cohen. 

Según la encuesta, entre las razones por las que los españoles no reciclan sus teléfonos inteligentes se encuentran también: porque prefieren guardarlos por si acaso se les rompe el que utilizan habitualmente (31%) y porque no saben dónde se reciclan este tipo de dispositivos (13%). 

En este último caso, Certideal recuerda que “los móviles viejos se pueden reciclar entregándolos en los puntos limpios de los que dispone cada ciudad. Aunque también existen otras opciones como venderlos en plataformas como la nuestra donde los reacondicionamos y les damos una segunda vida o donarlos a diversas organizaciones”.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus