6 de junio, 2016 Actualidad Industriambiente comentarios Bookmark and Share
< Volver

En un mundo urbanizado donde los recursos son finitos, las ciudades están viviendo y liderando importantes procesos de transformación para dar respuestas a las crisis sociales y ambientales. Se abren nuevos escenarios donde las relaciones humanas con los entornos físicos incorporan en su balance los impactos que generan los procesos de urbanización, el uso de los recursos y la prestación de servicios. En esta transformación, el papel de los ciudadanos está adquiriendo un espacio central con una mayor implicación en la gestión de la ciudad.

Este cambio de paradigma es producto de los cambios globales en la gobernanza local impulsados por las nuevas demandas de la ciudadanía a través de procesos de innovación social y participativos, pero también por la renovación en la manera de pensar la ciudad y su gestión, tanto desde el ámbito público como privado. Emergen en nuestras ciudades miradas que, más allá del clásico balance economicista, incorporan nuevos conceptos como el bien común o la economía colaborativa. El bienestar de las personas y la igualdad de oportunidades son las metas a alcanzar, además de convertirse en los pilares de un nuevo contrato social.

Todo ello está colocando a las ciudades en la vanguardia de una transformación social que transciende más allá de los propios espacios urbanos y que afecta de manera global al acto de habitar el territorio, pues incluye también nuevas fórmulas más sostenibles de producir, transformar, transportar, consumir y reutilizar los recursos.

En este sentido el segundo Foro de las Ciudades de Madrid tiene importantes incorporaciones organizativas que vendrán a reforzar el evento y a dotarle de mayor interés para entidades y empresas. 

“El poder de la colaboración” es el eslogan que figura en el logotipo de Ecoembes y, después de conocer los contenidos del intenso programa del Foro de las Ciudades de Madrid, no dudó en convertirse en entidad patrocinadora del mismo.

Ecoembes es la entidad sin ánimo de lucro que gestiona la recuperación y el reciclaje de los envases de plástico, las latas y los briks (contenedor amarillo) y los envases de cartón y papel (contenedor azul) en toda España.

En 2015, se reciclaron más de 1,3 millones de toneladas de envases ligeros y envases de cartón y papel en todo el territorio nacional, alcanzando una tasa de reciclado de 74,8%. De esta forma, los envases se posicionan como los residuos urbanos que más se reciclan en nuestro país, lo que consolida a la organización, que este año alcanza su mayoría de edad, como referente en esta materia y a su modelo como un ejemplo de economía circular que contribuye al desarrollo sostenible.

Gracias a este porcentaje, se evitó la emisión de 1,2 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera, que equivale a retirar el 25,8% de los vehículos censados en la ciudad de Madrid. La reducción de gases contaminantes no ha sido el único beneficio que se ha alcanzado a nivel ambiental. En el trascurso de 2015, también se ha evitado el consumo de 4,6 millones de MWh, lo que equivale al gasto anual de energía del 47,5% de los smartphones que hay en España, y de 24,8 millones de metros cúbicos de agua, la cantidad de agua ahorrada durante 2015 es equivalente a las duchas de todos los madrileños durante un mes.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus